Cristina de la Cruz

Cristina de la Cruz | Universos minimil

Cristina de la Cruz, Profesora Titular de Filosofía de la Universidad de Deusto, nos ha ofrecido una extensa entrevista donde entrelazamos la filosofía, la moda y el universo minimil.
Analizamos los códigos éticos imperantes y el impacto que estos causan en nuestro entorno y en nosotras mismas.

1. Al término slow fashion, cada día más popular, también se lo denomina moda ética, ¿qué sientes acerca de esta forma de actuar que es ahora tendencia?
Deberíamos aspirar a que sea algo más que una tendencia. Moda ética es moda responsable y sostenible. Una moda que nos pide reconectarnos con una determinada manera de estar y ser: sencilla, consciente, cercana, con sentido, de calidad, natural. Nos obliga a pensar en la relación que tenemos con la ropa y en la que deberíamos tener con nuestra manera de consumir: menos, mejor y local.

2. Minimil lleva 5 décadas poniendo en práctica este concepto, ¿es acaso una marca transgresora?
Sin duda. Lo es por su empeño y persistencia en ser lo que quiere ser, en un momento, además, en el que mantener esa apuesta no es nada fácil. Exige constancia y tener muy claro la filosofía del proyecto. En ese sentido, es un referente en el sector y para muchas mujeres.

3. ¿Quién es el filósofo que más te inspira o te ha inspirado y con qué prenda te lo imaginas?
Me inspiran sobre todo mujeres filósofas, muchas de ellas invisibilizadas y ausentes del canon oficial: Aspasia, Diotima, Hildegard von Bingen, Christine de Pizan, Marie de Gournai, Olimpe de Gouges, Anne Finch Conway, Emilie de Châtelet, Sophie de Grouchy, Mary Wollstonecraft, Harriet Taylor-Mill y un largo etcétera, hasta llegar a algunas más contemporáneas como Hannah Arendt, Simone de Beauvoir y María Zambrano. A esta última la recuerdo en su regreso a Madrid en noviembre de 1984, tras 45 años en el exilio, vestida con un abrigo blanco, y una mirada de desconcierto y emoción a partes iguales.

4. Querer ser y serlo. En general, nos encantan las etiquetas (eco, slow fashion…) que mejoran nuestra imagen, pero ¿estamos dispuestos a asumir su precio?
Tenemos que preguntarnos al mirarnos al espejo no solo si nos queda bien sino quién ha fabricado, de dónde procede, qué materiales emplea, qué hay detrás, por ejemplo, de ese imposible blanco inmaculado de las camisetas de algodón baratas… La ropa transmite mucho más que imagen. Dice mucho de nosotras. Hay que volver a lo esencial. Poco y de calidad. Cuidar lo que se tiene. Saber lo que quieres: por qué y para qué lo quieres.

5. La transformación social es un hecho ¿es compatible con la perdurabilidad
y con mantener la esencia?

Perdurabilidad y esencia son dos palabras que se acomodan bien con la idea de transformar. El valor de la moda no reside en la cantidad, en la acumulación… reside en su potencialidad para hacer más sostenible la vida. La vida debería estar en el centro de la moda. Entenderlo así, exige muchos procesos de transformación a distintos niveles que señalan a la industria, pero también a los consumidores. Sin embargo, la paradoja del consumo insaciable es la que se impone como legítima. Transformar desde el ámbito de la moda consiste en hacerla perdurable y recuperar su esencia. Saber nadar a contracorriente.

6. ¿Con qué tejidos te sientes más cómoda?
La Lana. Todo lo que me dé calor. No hay mejor sensación cuando tienes frío que la calidez que aporta un jersey de mohair.

7. ¿Cuál es tu lugar preferido del País Vasco?
Todos en los que me recuerdo feliz. Un sábado de otoño en las campas de Urbia, un baño en la playa de Sokoa en una mañana de verano muy calurosa; El Cantábrico desde el monte Ermua en Plentzia. Una comida improvisada en Natxitua. Bilbao, siempre. Y Donamaria, que es mi lugar en el mundo.

8. Minimil lleva 50 años vistiendo a la mujer con su propio estilo, “sin disfrazarla”
¿qué opinas al respecto?

Tiene un estilo muy definido. Creo que las bases de su éxito son, como he dicho, la constancia, y su capacidad de construir marca inspirándose en los detalles que configuran el universo y la cultura vasca. Con propuestas que no buscan sorprender. Rescatando la belleza de lo básico y esencial en el buen hacer de una prenda.

9. En tu día a día, ¿por qué tipo de look apuestas?
Sencillo y cómodo. Sin estridencias.

10. ¿Cuál es tu revista de moda favorita?
Un paseo tranquilo viendo escaparates en Bilbao, San Sebastián o Vitoria.

11. En un vídeo comentas que devolver a la universidad el conocimiento adquirido fuera es un acto de responsabilidad. ¿Se puede aplicar este concepto a una empresa familiar dedicada a la moda?
Es importante recordar la función social de la moda. El servicio que prestan a la sociedad las empresas que se dedican a ella. Una empresa familiar define un proyecto de compromiso. Sostenerlo durante 50 años, como es el caso de Minimil, no se puede hacer sin tener muy presente el lugar que quiere ocupar en el espacio de la moda y cómo quiere ocuparlo.

12. ¿Sirimiri, lluvia o nublado?
Cualquiera de los tres. Me encanta su presencia en cualquier estación del año en el País Vasco. Son parte de nuestro paisaje cultural.

13. ¿Qué es para ti la moda? ¿Tiene algo que ver con la propia identidad?
La moda es un medio que ayuda a construir, junto con otras cosas, por supuesto, nuestra identidad, pero tiene la característica de que sirve tanto para exponer esa identidad como para distinguirla.

14. ¿Con qué tres valores asocias la marca minimil?
Elegancia sobria, calidez natural, actualidad atemporal.

15. Las prendas, además de para vestirnos, han servido a lo largo de la historia para mostrar la procedencia, cultura, religión, estatus, profesión… así como la afinidad con un movimiento. Hace unos días, la Reina Letizia se vestía con una blusa de estilo ucraniano.
¿Cómo definirías este acto?

Es un gesto. Muestra el enorme potencial de la moda para proyectar mensajes, para posicionarte ideológicamente, reivindicar o sumarte a movimientos de lucha globales.

16. ¿Existe alguna prenda que pudiéramos identificar con la filosofía en líneas generales?
Más que una prenda yo lo vinculo con una técnica: el patchwork. Con grandes trozos de tela, a veces demasiado vistosos y estridentes. Otros que pasan más desapercibidos. A mí me han interesado los remates y los zurcidos de esos huecos que quedan entre las telas, los grandes silencios en la historia de la filosofía.

17. ¿Tienes alguna referencia en la moda?
No, no creo haberlas tenido. Me identifico con estilos concretos que sean naturales, sobrios… La belleza de lo simple. Esa quizás es mi principal referencia en la moda.

18. ¿Qué libro nos recomendarías?
Algunos, tanto en castellano como en euskera, de nuestras escritoras vascas. Citar alguna me llevaría a olvidarme de otras, pero …. Un libre de Miren Agur Meabe, Karmele Jaio, Eider Rodríguez, Katixa Agirre, Uxue Alberdi, y un largo etcétera.

19. ¿Un color?
Azul Bilbao.

20. Tienes un escaparate para ti ¿Qué pondrías?
Me gustan mucho los que recrean ambientes. Añadiría hojas de bosque, en cualquier época del año.

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *